Generic placeholder image
Generic placeholder image

SOBRE EL CUENTO DE JORGE HUMBERTO BOTERO DE LA COMIDA BARATA

Doctor NICOLÁS RESTREPO ESCOBAR Director Periódico La Patria     Cordial saludo:   En entrevista en La Patria el 16 de mayo de 2004, el ministro Jorge Humberto Botero nos da la razón a quienes opinamos que el TLC con Estados Unidos será un desastre para Colombia. Allí afirma que “mil y mil gracias por […]

Hace 6 meses

Doctor

NICOLÁS RESTREPO ESCOBAR

Director

Periódico La Patria

 

 

Cordial saludo:

 

En entrevista en La Patria el 16 de mayo de 2004, el ministro Jorge Humberto Botero nos da la razón a quienes opinamos que el TLC con Estados Unidos será un desastre para Colombia. Allí afirma que “mil y mil gracias por los subsidios (agrícolas extranjeros), porque nos permiten, por ejemplo, comprar trigo barato (y) convertirlo en pan y pasta, que son productos de consumo popular”.

 

Es obvio que, con esa lógica, también le parecerá bueno reducir a poco o nada –como ya hicieron con el trigo, el algodón y la cebada nacional– la producción nacional de arroz, maíz, azúcar, aceite, leche, huevo, pollo, cerdo y hasta carne de res, pues estos bienes también se consiguen más baratos en el exterior que en el país, por causa de los subsidios que Botero tanto agradece.

 

Pero aun si le importa una higa el desastre económico y social que implica acabar con buena parte del agro nacional, que no diga que así se conseguirá comida barata. Porque la experiencia de México y los propios estudios del Ministerio de Agricultura de Colombia, sobre los efectos de la apertura en el país, demuestran que los alimentos importados sí son baratos a la hora de arruinar al agro nacional, pero no les llegan a precios menores a los consumidores, por la simple razón de que con la diferencia se quedan los monopolistas que los importan. Y que tampoco olvide que cada centavo de disminución de los aranceles a las importaciones será reemplazado por nuevos impuestos a los colombianos –más IVA–, con lo que se pasará de unos gravámenes que protegen la producción interna a unos que le sirven a la externa.

 

 

Cordial saludo.

 

Jorge Enrique Robledo

Senados de la República

 

Manizales, 16 de mayo de 2004.