Generic placeholder image
Generic placeholder image

SOBRE AFÁN DEL GOBERNADOR DE ENDEUDAR A CALDAS EN 10 MIL MILLONES

Manizales, 22 de Septiembre de 2003.   Doctor NICOLÁS RESTREPO ESCOBAR La Patria Manizales     Cordial saludo:   Con respecto al afán que tiene el Gobernador de Caldas para que la Asamblea Departamental le apruebe un endeudamiento por la notable suma de diez millones de dólares, para financiar la construcción del aeropuerto en Palestina, […]

Hace 6 meses

Manizales, 22 de Septiembre de 2003.

 

Doctor

NICOLÁS RESTREPO ESCOBAR

La Patria

Manizales

 

 

Cordial saludo:

 

Con respecto al afán que tiene el Gobernador de Caldas para que la Asamblea Departamental le apruebe un endeudamiento por la notable suma de diez millones de dólares, para financiar la construcción del aeropuerto en Palestina, quisiera comentar:

 

No está bien que los Manizaleños y los caldenses asuman todos los costos de dicha obra. Seguramente, sería este el primer aeropuerto de importancia que se construyera en el país sin un centavo de aporte del gobierno nacional, que fue lo que decidió el Presidente de la República cuando cambió su oferta de respaldar la obra con recursos del presupuesto por un cupo de endeudamiento con el gobierno de España.

 

Y ojo con esos créditos “sin intereses” de la llamada “cooperación internacional”, porque éstos suelen ir atados a condiciones que los vuelven más costosos que los que cobran intereses. Ya se sabe que tiene una condición que no puedo compartir: que la construcción se contrate con empresas españolas. Y habría que mirar más condicionamientos posibles. Por ejemplo: ¿cuáles serían las tasas de utilidad de esos contratistas? ¿Quién haría la interventoría? ¿A cómo se contratarían los precios unitarios de la obra? ¿En qué tribunales se dirimirían las diferencias?

 

Además, si se dispara la devaluación en cualquier momento de los próximos 35 años, lo que es bien posible, ¿quién paga esos nuevos costos?

 

Recordemos que las firmas extranjeras que construyeron el metro de Medellín se ganaron el contrato con el atractivo de conseguir la financiación, en este caso con intereses, y recordemos que salió costando varias veces más de lo presupuestado y que hoy hay pleitos con ellas en tribunales internacionales por 1.240 millones de dólares.

 

Por lo demás, y así no existieran dudas de este tipo, la Asamblea Departamental tiene el derecho, así como el deber, de analizar sin presiones de tiempo ni de ningún tipo lo que mejor le conviene al departamento.

 

Atentamente,

 

 

 

Jorge Enrique Robledo Castillo

Senador de la República