Generic placeholder image
Generic placeholder image

NO SE PUEDE JUSTIFICAR LA INTERVENCIÓN NORTEAMERICANA EN LOS ASUNTOS INTERNOS DE COLOMBIA

SEÑOR DOCTOR LUIS FELIPE GOMEZ R. DIRECTOR PERIODICO LA PATRIA   Apreciado Señor Director.   Lamentable el Editorial de La Patria de hoy (27 de mayo de 1996). A la crisis política nacional le es aplicable la idea de que el fin no justifica los medios. El deseo de ver caer a Samper y subir […]

Hace 6 meses

SEÑOR DOCTOR

LUIS FELIPE GOMEZ R.

DIRECTOR

PERIODICO LA PATRIA

 

Apreciado Señor Director.

 

Lamentable el Editorial de La Patria de hoy (27 de mayo de 1996). A la crisis política nacional le es aplicable la idea de que el fin no justifica los medios. El deseo de ver caer a Samper y subir a De la Calle no puede justificar la descarada intervención imperialista norteamericana en los asuntos internos de Colombia. Su intromisión es tal, que hasta los editoriales de El Tiempo se quejan al respecto.

 

Y la defensa de la soberanía nacional no debiera ser motivo de gracejos. Inclusive, es un deber constitucional. Ninguna dirigencia de ningún país de la tierra ha dejado de plantear en su Constitución Política el tema de la soberanía, porque cualquiera podría demostrarle que ese concepto no es apenas una inútil abstracción decorativa. En últimas, a la defensa de la soberanía contra las agresiones imperiales, así estas se disfracen de moralistas, va atado -nada más, ni nada menos- el desarrollo material y cultural de los países.

 

Si el futuro que ofrece la doctrina neoliberal exige volver a hablar de “el suave yugo de su Majestad”, la frase con que justificó el colonialismo español se comprobaría nuevamente que el neoliberalismo no tiene la razón ni en el papel. Para no hablar de lo que demuestra la dolorosa realidad.

 

Atentamente.

 

 

 

Jorge Enrique Robledo Castillo

 

Manizales, mayo 27 de 1996.