Generic placeholder image
Generic placeholder image

RESPUESTA A LAS AGRASIONES DE ORLANDO SIERRA

Manizales, 21 de septiembre de 1998.   Señor Doctor LUIS FELIPE GOMEZ RESTREPO Director Periódico La Patria Manizales   Señor Director:   Es un viejo truco, pero necio por lo obvio, dar los debates reemplazando el estudio de los hechos por los ataques contra las personas. Y es burda la estratagema de descalificar los reclamos […]

Hace 1 mes

Manizales, 21 de septiembre de 1998.

 

Señor Doctor

LUIS FELIPE GOMEZ RESTREPO

Director Periódico La Patria

Manizales

 

Señor Director:

 

Es un viejo truco, pero necio por lo obvio, dar los debates reemplazando el estudio de los hechos por los ataques contra las personas. Y es burda la estratagema de descalificar los reclamos de las gentes con el cuento de que todo se limita a la acción de los “agitadores”. Eso fue lo que hizo Orlando Sierra el 13 de septiembre en La Patria cuando publicó un libelo contra Oscar Gutiérrez, el MOIR y el suscrito, en vez de analizar el problema de la llamada “autopista del café”.

 

Sierra esconde que en el reclamo participan miles y miles de habitantes de Caldas, Risaralda y Quindío. Y le importa un bledo la opinión del alcalde, los exalcaldes de elección popular, el concejo municipal en pleno, Fenalco, las organizaciones cívicas y gremiales y casi todo el mundo en Chinchiná. Con razón el repudio público de los dirigentes chinchinenses a su desplante.

 

Tampoco le merece comentario que hacer una “autopista” entre Pereira y Armenia sea absurdo incluso en la lógica neoliberal, o que las vías privatizadas sean carísimas para sus usuarios, o que el Invías también saque de parte de su inversión una gran ganancia, o que los peajes se cobren desde antes de empezar las obras, o que la valorización definida no sea para pagar esta vía sino otras, o que el peaje de la Siria sea arbitrario, o que el cambio en las especificaciones viales no dé para bajar los fletes, o que se puede arruinar un montón de gente, o que no exista un estudio sobre el costo-beneficio social de la obra, o que no se le haya pedido la opinión a la dirigencia de Chinchiná antes de tomar decisiones. Con cualquier pretexto podrá infamarnos, menos con que no conocemos ni razonamos sobre el tema.

 

Posar de analista, como posa Sierra, porque dice que como ni el gobierno ni el consorcio tienen con que pagar la vía entonces las gentes sí tienen que tener con que pagarla, y en cualquier circunstancia, apenas da título de sofista aficionado. Y faltar a la verdad, como falta en materia grave en su columna cuando nos acusa de “desdibujar el país ante el mundo” y de “la combinación de las formas de lucha”, debiera inducirlo a rectificar públicamente.

 

La posición del MOIR se limita a que hemos acompañado y acompañaremos los reclamos de los habitantes de Chinchiná y la región y a llamar al gobierno nacional a que los atienda, así eso nos cueste padecerle a Sierra su irresponsable violencia verbal tendenciosa y sectaria.

 

 

 

 

Jorge Enrique Robledo Castillo.