Generic placeholder image
Generic placeholder image

A LA PATRIA SOBRE DINEROS DEL INVÍAS A LA AUTOPISTA DEL CAFÉ

                                                                                     UNIDAD CAFETERA Manizales, Carrera 23 Nº 20-29 Of. 508, tel. 801661, Fax. 968-830953   Manizales, 18 de enero de 1999.   Señor Doctor LUIS JOSE RESTREPO RESTREPO Director Periódico La Patria     Apreciado Doctor Restrepo:   En La Patria del 17 de enero de 1999, el Doctor Jaime Guzmán Mejía, Presidente de la […]

Hace 6 meses

                                                                                     UNIDAD CAFETERA

Manizales, Carrera 23 Nº 20-29 Of. 508, tel. 801661, Fax. 968-830953

 

Manizales, 18 de enero de 1999.

 

Señor Doctor

LUIS JOSE RESTREPO RESTREPO

Director

Periódico La Patria

 

 

Apreciado Doctor Restrepo:

 

En La Patria del 17 de enero de 1999, el Doctor Jaime Guzmán Mejía, Presidente de la SCIA de Manizales, afirma que Caldas perderá los 20 mil millones de pesos que le correspondían de los 60 mil millones del aporte del Invías para la llamada “autopista del café”, porque se ha decidido invertirlos en Risaralda y Quindío. Y en el mismo artículo se le concede a esos dineros la capacidad de reproducirse como los panes y los peces, de acuerdo con el calibre de las obras que se dice “el Consorcio hará” con ellos.

 

Sería bueno que el Doctor Guzmán dijera de qué documento sacó esas cifras. Porque es imposible que esa plata alcance para tanto y porque en el contrato de marras el Invías aparece aportando apenas 18 mil millones de pesos de los 177.950 millones del negocio (en pesos de septiembre de 1996), los cuales el gobierno entregaría, en pesos corrientes de cada año, así: en 1998: 4.965 millones (¿los aportaría?), en 1999: 12.115 y en el 2000: 14.648, sumas bien distintas a los 60 mil millones de los que se habla.

 

Por otra parte, en el artículo que se comenta no se defiende el derecho que seguimos teniendo los caldenses sobre los aportes del gobierno nacional y hasta se trasluce una cierta alegría porque esos dineros terminen siendo manejados por el director del Invías con ánimo retaliatorio y como si fueran de su bolsillo.

 

¿Hasta cuándo se va a seguir rumiando, con espíritu de vindicta, lo sucedido? ¿No es más constructivo que busquemos correctos acuerdos técnicos y financieros que posibiliten el adecuado mejoramiento de las vías entre Chinchiná y Manizales? ¿Y no se debiera empezar por hacer un frente común para que el gobierno nacional no solo no disminuya sino que aumente sus aportes a esa solución y para que defendamos la parte que le corresponde a Caldas de lo que pagamos en el peaje de Tarapacá, así como insistir en que el Estado termine cuanto antes, con sus recursos, Chinchiná – La Romelia – El Pollo, según lo definido legalmente?

 

 

 

Jorge Enrique Robledo Castillo

Coordinadorº