Generic placeholder image
Generic placeholder image

¿UNICOS EN EL MUNDO?

Jorge Enrique Robledo Bogotá, 26 de noviembre de 2004. No me es fácil escribir una añoranza sobre mi vieja Ibagué, donde viví mis primeros 18 años al lado de una familia incomparable y de unos paisanos tan buenos como los que más. Primero, porque soy inexperto en este estilo y, segundo, porque el crimen del […]

Hace 4 semanas

Jorge Enrique Robledo

Bogotá, 26 de noviembre de 2004.

No me es fácil escribir una añoranza sobre mi vieja Ibagué, donde viví mis primeros 18 años al lado de una familia incomparable y de unos paisanos tan buenos como los que más. Primero, porque soy inexperto en este estilo y, segundo, porque el crimen del ridículo siempre ronda cuando se trata de publicar los sentimientos.

 

Pero nobleza obliga, como se dice cuando el afecto impone hacer ciertas cosas que no quieren hacerse, según me ocurrió, además, porque Antonio Melo me dejó sin coartada para no escribirle algo en esta fecha especial.

 

Pues bien, ahí voy, con la brevedad que, con su dardo, me autorizó el Señor Director del Nuevo Día:

 

Es probable que en otros sitios también haya ocurrido, pero, hasta donde conozco, no sé en dónde. Me refiero a las particulares andanzas de varios grupos de amigos que conformamos un grupo mayor de ibaguereños, y que estamos convencidos, con la razón o sin ella, de que nadie, absolutamente nadie en el mundo, se divirtió más que lo que nos divertimos nosotros en esos días. Y si así de especiales nos sentimos, por muchos años que pasen y rumbos diferentes nos imponga la vida, siempre existirán los lazos que tejimos en nuestra inolvidable Ibagué.