Generic placeholder image
Generic placeholder image

PLUTOCRACIA DE AMIGOTES

Jorge Enrique Robledo Bogotá, 1 de octubre de 2009. Si algo ofende es el mundo rural inicuo que modelan Álvaro Uribe y Andrés Felipe Arias, en el que coexisten los millones de desplazados a los que han despojado y siguen despojando de sus tierras, los 9.8 millones de toneladas de importaciones de bienes agrícolas que […]

Hace 6 meses

Jorge Enrique Robledo

Bogotá, 1 de octubre de 2009.

Si algo ofende es el mundo rural inicuo que modelan Álvaro Uribe y Andrés Felipe Arias, en el que coexisten los millones de desplazados a los que han despojado y siguen despojando de sus tierras, los 9.8 millones de toneladas de importaciones de bienes agrícolas que sustituyen el trabajo nacional por el extranjero, la indigencia que tortura a treinta de cada cien habitantes del el campo y, como si fuera poco, la escandalosa concentración de los recursos públicos del sector en manos de un puñado, entre los que sobresalen amigos políticos y contribuyentes de la campaña de Álvaro Uribe. La desvergüenza convertida en estilo de gobierno, ante la mirada cínica, engañada o temerosa, pero en todos casos alcahueta, de tantos colombianos.

 

De acuerdo con las denuncias de Cambio y Daniel Coronell, en subsidios no reembolsables del llamado “Agro Ingreso Seguro”, es decir, regalados, la familia Dávila de Santa Marta, en la que brilla una ex reina de belleza y un comisionista de bolsa capaz de hacer los enredados trámites que se requieren para convertirse en el feliz destinatario de esos dineros, recibió 2.200 millones de pesos. Los Vives Lacouture, de los que hace parte un senador uribista condenado por parapolítica, recibieron donaciones por 5.000 millones de pesos. Y los Lacouture Dangond sumados a los Lacouture Pinedo lograron, entre 2007 y 2008, 5.235 millones de pesos. Sin concluir las investigaciones, se sabe que a otras cinco familias les pasaron 6.400 millones de pesos.

 

Alguien que conoce la zona dijo: “ellos apoyaron al presidente Uribe en las campañas políticas y con estos subsidios les pagaron el apoyo”. Y está comprobado que uno que se ganó 552 millones de pesos le aportó a “la Asociación Colombia Primero, la ventanilla siniestra que armaron los promotores del referendo reeleccionista para evadir los topes legales de financiación y presentar donaciones como parte de un préstamo” www…………………………).

 

Con el cinismo del que sabe qué poderes tiene detrás, Andrés Felipe Arias afirmó: “Quién dijo que eso (la plata regalada) no es reembolsable (…) esto es reembolsable en empleo, puestos de trabajo…”, razonamiento descaradamente plutocrático que en otro país lo descalificaría para ser candidato a cualquier cargo de elección, pero que en la confundida Colombia de hoy, precisamente porque ese es su pensamiento, lo convierte en aspirante a la Presidencia. Como en una pesadilla.

 

Hay que recordar que Uribe busca entregarle la Orinoquia a las trasnacionales (ya se la ofreció a Bill Gates), que entre los que intentaron quedarse con las 18 mil hectáreas de Carimagua que les negaron a 500 familias campesinas desplazadas apareció un tío del ministro de Hacienda, quien es socio en la vecindad de una hacienda de 6.300 hectáreas, y que el ex ministro Arias explicó que había que “aplicar el modelo malayo, que ha sido muy exitoso” (Semana, Mar.02.07), declaración de amor en la que silenció que allí toda la tierra es de propiedad de un rey corrupto, que se la cede en enormes extensiones a sus amigotes para que estos la exploten con peones en condiciones de semiesclavitud.

 

Lo nuevo son los nombres propios de los beneficiarios de una política de concentración de la riqueza que ya se había denunciado en el Senado, política que puede calificarse como modelo Carimagua o Malayo, el cual es de clara estirpe, no democrática sino plutocrática, y que también se impone en el resto de la economía. Cosas como estas son las que tapa Álvaro Uribe con el miedo que les mete a los colombianos.

 

Coletilla: muy bien que la Corte Suprema de Justicia no se someta a la tentativa de Álvaro Uribe de poner un Fiscal de bolsillo, mediante la marrulla de presentar una terna calculada para que solo pueda elegirse un incondicional suyo que le cuide las espaldas. Pretende así repetir lo que logró en la Federación de Cafeteros, a cuya cúpula, incluso humillándola, le impuso incluir en la terna de mentiras a uno de los peores enemigos de esta.

 

Coletilla dos: como lo reconoció Carlos Gaviria y la dirección de su campaña en la noche del 27 de septiembre, el senador Gustavo Petro fue elegido candidato único del Polo Democrático Alternativo para las elecciones presidenciales de mayo de 2010. Lo que sigue es promover la unidad del partido para que desarrolle la decisión tomada, a partir de compaginar este hecho con los demás que también son parte de la realidad del Polo y que no estaban en votación en la consulta.