Generic placeholder image
Generic placeholder image

¿LA IZQUIERDA DEBE SER DE DERECHA?

Jorge Enrique Robledo Bogotá, 10 de febrero de 2006. Después de lo mucho que han dicho quienes no militan en el Polo Democrático Alternativo (PDA) sobre lo que ocurrió con su lista al Senado, vale la pena dar la versión de un miembro de la organización. Y explicar qué debe ser la izquierda democrática según […]

Hace 6 meses

Jorge Enrique Robledo

Bogotá, 10 de febrero de 2006.

Después de lo mucho que han dicho quienes no militan en el Polo Democrático Alternativo (PDA) sobre lo que ocurrió con su lista al Senado, vale la pena dar la versión de un miembro de la organización. Y explicar qué debe ser la izquierda democrática según quienes militamos en ella y no de acuerdo con lo que quisieran nuestros adversarios, porque el colmo sería aceptar que en el ajedrez de la política nacional algunos se arrogaran el derecho a mover las piezas de los dos lados del tablero.

 

En reunión de la Mesa de Unidad, la máxima dirección del Polo, María Emma Mejía presentó un documento de respaldo al Ideario Programático, a las normas organizativas y al mecanismo para seleccionar el candidato único a la Presidencia, compromiso que obtuvo, como era de esperarse, respuesta positiva de todos los asistentes. A los pocos días y con el aval de Lucho Garzón se planteó su aspiración al número uno de la lista al Senado, puesto para el que hubo otros candidatos: Gustavo Petro y Jorge Enrique Robledo. Luego, excluí mi nombre para facilitar el acuerdo, Petro obtuvo el respaldo mayoritario y María Emma decidió retirarse, postura que por unanimidad se le solicitó no adoptar. La decisión democrática de la directiva del PDA sobre el primero en la lista generó malestar en la minoría del Polo Democrático Independiente (PDI), que intentó cambiarla, pero a la postre acordó someterse.

 

Estos hechos, que si se analizan sin prejuicios no dan para censurar al Polo, les sirvieron para alborotar a algunos que nunca votarán por este, pero al que le reclaman lo que nunca les han exigido a las agrupaciones que sí han contado con su respaldo. ¿Por qué es una aberración que en una organización política haya puntos de vista y aspirantes diferentes? ¿Por qué censurar que la mayoría de su dirección decida? ¿Por qué no pueden algunos de sus miembros expresar su desacuerdo con una decisión? Seriedad, hay que pedirles a ciertos comentaristas. ¿Por qué más bien no resaltan que el PDA superó, unido, un desacuerdo? ¿Por qué no ensalzan que no tiene propietario? ¿Por qué no se descubren ante las decisiones democráticas de unos dirigentes que fueron acatados? Que quienes son avisados en política y se oponen al Polo no se disfracen de amigos para hacerle censuras oportunistas. Y que quienes a pesar de tener dudas sí comparten su propuesta de cambiar profundamente a Colombia afinen su capacidad de análisis y entiendan que no hay organización de los seres humanos en la que no se presenten diferencias. ¿O acaso no se debate, se vota y se acata para elegir al Papa?

 

Ciertos comentarios sobre la contradicción que se presentó por el orden de la lista desnudaron otro tema de importancia: que lo que mortifica a algunos, y hasta los enfurece, es que el programa del Polo refleje los puntos de vista de la izquierda democrática y no los de los neoliberales, concepción que se resume muy bien en su defensa de la soberanía nacional y en su oposición al TLC. Y entendido quedó que estos tuvieron la ilusión de que el reparto de los números modificara el rumbo del PDA, cosa que, como se ha visto, nunca se planteó a la hora de ordenar a los candidatos.

 

Que quienes macartizan con el “radicalismo” del Polo y su “falta de amplitud”, precisen: ¿no hay que ser de principios en la crítica a las políticas que hambrean y les arrebatan cualquier posibilidad de futuro próspero a los colombianos? ¿La organización debe ser tan amplia que quepan hasta los partidarios del TLC y el neoliberalismo? ¿Su sueño debe ser ganarse el aplauso de Hommes y la cúpula uribista? ¿Debe asumir la viveza de criticar con posiciones de izquierda y ofrecerse para gobernar con las de derecha? ¿De lo que se trata no es de cambiar la vida de la gente sino la de los dirigentes?

 

Que los pueblos de América están hasta hartos del actual modelo económico y social constituye una obviedad. Lo que se discute es si esa repulsa debe conducir al cambio de los responsables de esas orientaciones y, con ellos, de sus programas, o si, simplemente, hay que aprovecharse de la crisis para sustituir a los que mandan hoy, pero para gobernar con las mismas políticas.

 

Coletilla: ante la renuncia de Antonio Navarro a su renuncia, en buena lid habrá que ganarle la consulta del Polo, de forma que Carlos Gaviria sea su candidato único a la Presidencia.