Generic placeholder image
Generic placeholder image

CONFESIONES SOBRE RESTITUCIÓN DE TIERRAS

Jorge Enrique Robledo Artículo enviado a Juanita León, directora de La Silla Vacía, solicitando se publique este artículo. 6 de agosto de 2012 “Quien dice que hasta el momento no se ha entregado una hectárea de tierra (por restitución a las víctimas), dice la verdad”. Juan Manuel Santos (eltiempo.com, Agt.03.12)   En entrevista con La […]

Hace 6 meses

Jorge Enrique Robledo

Artículo enviado a Juanita León, directora de La Silla Vacía, solicitando se publique este artículo. 6 de agosto de 2012

“Quien dice que hasta el momento no se ha entregado una hectárea de tierra (por restitución a las víctimas), dice la verdad”.

Juan Manuel Santos (eltiempo.com, Agt.03.12)

 

En entrevista con La Silla Vacía, Alejandro Reyes (http://bit.ly/PdxLoi), asesor del Ministerio de Agricultura, reconoce que el gobierno manipuló las cifras de restitución de tierras y deja claro que Santos va a concentrar aún más la tierra rural.

A la inquietud de la periodista de por qué “tanto Santos como el Ministro han hablado de miles de hectáreas ya restituidas”, Alejandro Reyes respondió: “Pienso que sí hubo cierta ligereza en el manejo de las cifras y ciertas imprecisiones en la manera de presentarlas sobre todo por parte del Presidente, cuando anunció como restitución a la población desplazada lo que era la asignación y titulación de baldíos que traía una inercia del pasado”.

Por fin alguien del gobierno –porque el ministro Restrepo no tuvo la gallardía de hacerlo en el debate en el Senado– acepta que no eran ciertas las cifras de restitución de tierras y que se manipularon, presentando “como restitución (…) lo que era la asignación y titulación de baldíos”. Que Reyes evada la responsabilidad del ministerio de Agricultura al echarle la culpa a Santos y lo haga en un leguaje calculado para palidecer la gravedad de lo ocurrido, cuando lo que hubo fue una campaña sistemática para engañar en Colombia y en el exterior, no le quita valor a la confesión. En el debate demostré que por lo menos en 16 ocasiones, desde la Casa de Nariño –Sistema de Información del Gobierno (SIG)–, se mintió sobre las cifras de restitución y que todavía el 21 de abril pasado Santos le dijo a El País de España que llevaba 800 mil hectáreas restituidas a 30 mil familias. ¡Y hoy no va ni una! Con un agravante: el ministro de Agricultura insiste en negar que el gobierno prometió restituir 160 mil predios al 7 de agosto de 2014.

De otra parte, para embellecer a Santos, Reyes agregó: “Para mí es claro que Uribe representa una coalición de élites propietarias de la tierra que piensa que los campesinos están bien como trabajadores agrícolas pero no como propietarios de su tierra”. Pero lo cierto es que Santos es partidario de lo que Reyes dice que le gusta a Uribe; y va más allá.

 

Siguiendo lo intentado por Uribe en el estatuto rural que le hundió la Corte Constitucional, en el Plan de Desarrollo Santos cambió la Ley 160 que decía que las tierras baldías del Estado solo se les podían entregar a campesinos. En adelante, podrán dárselas a cualquier gran productor, mediante algún tipo de arrendamiento. Y Santos también modificó la norma para que las parcelas campesinas adjudicadas por el Estado puedan venderse hasta convertirse en grandes haciendas, lo que antes no se podía (1).

 

De acuerdo con Reyes, el autoproclamado “Presidente de los campesinos” va a introducir en la ley de Desarrollo Rural el derecho real de superficie, que separa la propiedad del suelo de lo que se cultiva en él, de forma que los campesinos y los pequeños y medianos empresarios terminen arrendándoles sus predios a muy largo plazo a grandes inversionistas, incluidos los extranjeros, con lo que, en la práctica, perderán sus fincas. Como gran gracia, Santos ha dicho que el campesino recibirá una renta por su tierra –rentistas paupérrimos– y un salario como jornalero del que le arriende la tierra. A las causas de la concentración de la tierra en Colombia, por presión económica o violencia, se le sumará otra: por alquiler de las fincas. Y según explicó el gerente del Incoder, los campesinos a los que el gobierno les adjudique tierras, como en el caso de Las Catas, les será obligatorio volverse “socios” de un gran empresario (2). Para decirlo en palabras de Reyes, Santos “piensa que los campesinos están bien como trabajadores agrícolas pero no como propietarios de su tierra”.

 

Lo que de verdad pretende Santos en el agro, además del TLC con sus graves impactos, también se determina en Estados Unidos. Según el Banco Mundial, ante el TLC, hay que pasarles las tierras a los “usuarios más eficientes” (3), incluidas las trasnacionales que andan por el mundo tras los mejores suelos rurales.

 

Todo indica que la restitución de tierras, incluso si se diere, es cortina de humo para ocultar el conjunto de la política agraria de Santos. Pero dadas las cifras y las falsedades que intentaron con ellas, puede suceder que al final se esté ante una cortina de humo que ni humo eche. Muy de acuerdo con la personalidad del Presidente.

 

Bogotá, 6 de agosto de 2012.

 

CITAS:

 

(1). Programa de gobierno de Juan Manuel Santos:

Punto 63: “Fomentaremos (…) el desarrollo de grandes explotaciones agropecuarias”.

 

(2). Juan Manuel Santos:

SIG, Sept.07.10, Barrancabermeja:

“El mercado de capitales de inversión no debe mirar a los campesinos como vendedores de tierras baratas, sino como prósperos propietarios, que pueden asociarse en buenos términos con importantes inversionistas”.

“Tenemos un ambicioso programa de formalización de la pequeña propiedad agraria, que les permitirá a los campesinos convertir en patrimonio la tierra que ocupan y trabajan”.

“¡Ellos merecen ser socios y obtener rentas de capital, además de sus ingresos laborales!”

 

Juan Manuel Ospina ( Gerente del Incoder):

Los campesinos explotarán Las Catas “teniendo como aliados empresarios que aportarán su conocimiento (…) socios que compren los productos y los acompañen en la financiación”.

“En el caso del cacao vamos a tener un aliado importante que es la Nacional de Chocolate”.

A los campesinos les advirtió: “Se tienen que volver socios, tienen que aprender a convivir bajo unas reglas y el que no se adapte tiene que salir”.

 

(3). El Banco Mundial (2007), “Colombia 2006-2010. Una ventana de oportunidad”

“La firma del TLC con los Estados Unidos hace urgente concentrar la atención de las políticas públicas en la economía rural, pues las condiciones de competitividad cambiarán en forma drástica, y existe el riego de que se puedan profundizar las desigualdades”.

“El uso eficiente de la tierra requiere condiciones que faciliten la movilidad de los derechos de propiedad, de modo que la tierra pueda utilizarse en actividades más productivas por usuarios más eficientes”.

“hay pocas posibilidades para el acceso a la tierra a través del mercado, lo que obstaculiza su movilidad como factor de producción. Los mercados de arriendo son activos en términos de particip