Inicio Biblioteca VOTO DE CAMBIO DEMOCRÁTICO

VOTO DE CAMBIO DEMOCRÁTICO

1912

Para votar bien en Bogotá debe saberse que nadie ganará en la primera vuelta y que Gustavo Bolívar no tiene ninguna posibilidad de ganar en la segunda –si es que llega–, pues no tiene de dónde sacar un voto más y genera más resistencias que Petro, que además está debilitado.

A partir de la realidad anterior, en la primera vuelta debe votarse según el criterio para el que se creó el sistema de las dos vueltas. Que en la primera se vota por el candidato que se considere el mejor y en la segunda se escoge entre las opciones que queden.

¿Por qué votar por Jorge Enrique Robledo?

Porque soy el candidato de Dignidad & Compromiso, la alternativa política a los viejos y los nuevos mismos con las mismas que han mal gobernado y mal gobiernan a Colombia.

Porque soy el candidato que señala los graves problemas económicos y sociales de una ciudad que tiene 580 mil jóvenes ni-ni –que ni estudian ni trabajan– y están en la informalidad y 2,5 millones de sus habitantes hacen menos de tres comidas al día.

Y porque tengo el mejor programa de gobierno, que promueve más empleos productivos, amplía la educación pública y gratuita de mejor calidad, brinda más salud para todos, respalda mejor, con programas específicos, a las mujeres y a los jóvenes y protege el ambiente, entre otros puntos (www.jorgerobledo.com).

En cuanto a seguridad, habrá más policías en la calle, con mejor actitud hacia su trabajo, mejor dirigidos y respaldados por la ciudadanía, al tiempo que generamos programas que eviten que los jóvenes terminen en la ilegalidad. En movilidad, terminaré las obras inconclusas y la línea del metro en construcción y habrá pasaje cero en Transmilenio, sin encarecer las facturas de la luz, idea de Petro que rechazo.

Además del programa, a los candidatos se nos debe evaluar por las hojas de vida, escrutinio que mis competidores evitan dadas sus militancias en los partidos que apresaron a Colombia y a Bogotá en el subdesarrollo y que no se proponen superarlo, como si eso, además de las malas alcaldías, no lastrara el progreso de la ciudad.

Con notorio contraste, llevo 50 años de lucha política sin respaldar ni alcahuetear la politiquería, la corrupción y las malas políticas económicas, insistiendo además en que país y ciudad que no crean más trabajo y más riqueza –con el concurso de trabajadores, empresarios y demás productores– no pueden salir del subdesarrollo que impide resolver los otros problemas.

Sobre mi experiencia, he tenido notable éxito en las labores en las  que me desempeñado: profesor universitario, dirigente de organizaciones agrarias y senador, donde demostré mis verdades y destapé la gran corrupción nacional, todo lo cual me dio la experiencia para gobernar con acierto a Bogotá. Y ha sido también medio siglo de estudio a fondo de la lamentable realidad nacional y sobre qué hacer para superarla.

Invitarlos también a votar por las listas de Dignidad & Compromiso para las JAL y el Concejo, cuya lista encabeza Manuel Sarmiento, actual concejal de desempeño sobresaliente.

Llamar además a quienes me respaldaron mis cinco elecciones al Senado desde toda Colombia a que inviten a sus familiares y amigos en Bogotá a votar por este proyecto, el único que en realidad apoya la producción nacional, el trabajo, la democracia auténtica –contraria a la corrupción y la violencia– y la soberanía.

Tengan la certeza de que mi alcaldía no les generará otra frustración a las bogotanas y los bogotanos.

Bogotá, 18 de octubre de 2023.
Publicado en el diario El Tiempo