Generic placeholder image
Generic placeholder image

SÍ, PERDIERON EL DEBATE DE LOS TLC

Por Jorge Enrique Robledo / @JERobledo

Hace 1 mes

Puede haber países gobernados con menos seriedad que Colombia. Seguramente. Pero en todo caso los mandamases colombianos nos llevan en el pelotón puntero y se esfuerzan por ganar la medalla de oro. Porque cumplidos 10 años del TLC con Estados Unidos –que en su momento nos presentaron como la panacea a los muchos problemas nacionales–, superaron todas las marcas en su actitud fraudulenta, incluido caer en el ridículo de ocultar las cifras de la balanza comercial negativa para Colombia –2013-2021– en 14.762 millones de dólares, cuando entre 2003 y 2011 había sido positiva por 34.671 millones. Y ocultando también lo ocurrido con el TLC con México, con el que las trasnacionales norteamericanas que exportan desde allí nos han impuesto una balanza comercial negativa por US$46.187 millones a partir de 1995, y casi toda en bienes industriales.

En los 10 años del TLC con EEUU se confirmó la actitud dolosa del gobierno de Iván Duque y de los duquistas al ocultar la Balanza Comercial con Estados Unidos, en tanto engañan publicando cifras parciales de algunas exportaciones, desvergüenza que nos obligó a acusar a la ministra de Comercio en la Procuraduría (https://wp.me/a99Bcq-3vN). Y no porque nos hagamos ilusiones sobre un fallo en su contra, sino para dejar constancia legal de que los fraudes estadísticos de ese ministerio –alcahueteados por el ciento por ciento de los analistas neoliberales– conducen a lo peor: a confirmar que no plantearán la renegociación del TLC, con el objetivo de condenarnos a ser un país en vía de eterno subdesarrollo con algunos islotes de modernidad.

A tanto ha llegado el fracaso neoliberal para defender el TLC con Estados Unidos, que hasta salió Duque a insultar a quienes los hemos derrotado en el debate y no solo sobre este Tratado en particular. Porque además de la experiencia con México, entre 2005 y 2012, la balanza comercial positiva con los europeos en US$3.948 millones pasó a negativa con el TLC en US15.038, entre 2014 y 2021. Y con los canadienses la balanza, siempre negativa, aumento de US$1.954 millones antes del Tratado –2001-2010– a US$3.279 millones entre 2012-2021 (https://wp.me/p99Bcq-3vY).

El fracaso que para Colombia significan los TLC no se mide solo en términos de la balanza comercial negativa y el atraso productivo, el desempleo y la pobreza que esta provoca. También es notorio que no se cambió la composición de las exportaciones nacionales, que siguieron siendo de los mismos bienes básicos, agrarios y mineros, que se exportan con muy poco valor agregado, donde reside la base del desarrollo de los países. Así, del total de las exportaciones a Estados Unidos entre 2003 y 2011, estas representaron el 78,6 por ciento, mientras que del 2013 hacia acá, ya vigente el Tratado, fueron del 76,7 por ciento, cifras que prueban que nada cambió en este aspecto crucial, otra verdad que esconden los neoliberales

No es extraño entonces que se defiendan ocultando, engañando y hasta insultando, luego de que la experiencia dio su veredicto y los neoliberales perdieron un debate de 30 años. ¡Sí, está probado que lo perdieron! Que los duques se empecinen en decidir mal solo puede explicarse porque no están de verdad por el progreso nacional y porque representan los intereses de los poderosos que sí ganan con estos acuerdos, tanto en el extranjero como en Colombia.

Coletilla uno: acertó la Coalición de la Esperanza cuando en sus bases programáticas incluyó revisar los TLC, al igual que hizo Fajardo al incluirla en su programa de gobierno.

Coletilla dos: somos muchos los que el 29 votaremos por Sergio Fajardo, sin duda, el mejor candidato a la Presidencia. Porque, salvo mintiendo, nadie puede acusarlo de haber hecho política y gobernado mediante las formas corruptas y clientelistas corrientes en el país ni haber cometido ningún error que lo descalifique para gobernar. También puede probarse que, sin populismos ni politiquería, tiene el mejor programa presidencial de esta campaña. Y es evidente que si pasa a la segunda vuelta, ganará las Presidencia y unirá a los colombianos en pos del progreso nacional, sacándonos de la pelea de perros y gatos con que en Colombia arrean a tantos electores a las urnas.

Bogotá, 21 de mayo de 2022.