Generic placeholder image
Generic placeholder image

“Sería una pesadilla escoger como en 2018”: Jorge Enrique Robledo

Tomado de 'EL ESPECTADOR' / Por: Juan Sebastián Lombo (23 de diciembre de 2021).

Hace 12 meses

Por muchos años, Jorge Enrique Robledo fue uno de los grandes electores del Polo Democrático. Sin embargo, fueron tan grandes las diferencias que este, el Moir y otros sectores decidieron partir cobijas con el partido de izquierda. Un año después de la escisión, Dignidad, liderada por Robledo, figura como uno de los miembros fundadores de la Coalición Centro Esperanza, mientras que el Polo está en el Pacto Histórico. Además, el senador está en el listado de posibles presidenciables de la alianza de centro. Esto lo ha expuesto a más ataques de los que recibía cuando simplemente era congresista. Incluso ha sido ampliamente cuestionado por sus críticas a Gustavo Petro y por su respuesta en un foro sobre las necesidades de la población afro.

¿Por qué arriesgarse con una candidatura presidencial cuando es uno de los senadores con más acogida?

Este año cumplo 50 años de estar en las luchas políticas con la idea del servido público. Creo que este ciclo como senador lo terminé. Llega un momento de buscar nuevos espacios. Estoy convencido de que haría una excelente presidencia y otro me reemplazará en el Senado. No hay gente irreemplazable. Vamos a mantener un buen Senado y un buen presidente.

¿Cuál es su sucesor?

Alguien de Dignidad, que va a ser parte de la coalición de Centro Esperanza y la Alianza Verde.

Se cuestiona que es uno de los históricos del MOIR, pero la Coalición supuestamente tendría neoliberales. ¿Qué responde a los que lo critican por unirse a ellos?

Para mí sería una pesadilla escoger como en 2018. Solo que no estará Duque en persona, sino en cuerpo ajeno. Creo que sería muy negativo para Colombia. Es obvio que tenemos orígenes distintos y tenemos diferencias, pero lo que estamos proponiendo es lo que le sirve a Colombia. Ellos coinciden con las ideas por las que he luchado toda la vida.Es completamente coherente. Otro resultado sería una pesadilla.

¿Qué lo hizo cambiar de opinión frente a una coalición con Alejandro Gaviria?

En ese momento expliqué que tuve grandes desacuerdos con él en salud, pero el punto principal que señalé, y que señalamos en la Coalición, es que era una candidatura con el respaldo de César Gaviria, y nosotros trazamos una línea roja. Pero resuelto ese asunto, y con coincidencias importantes, pues quedamos en condiciones para acordar sobre el presente y el futuro.

¿De no salir candidato estaría en un gobierno de Gaviria?

Hemos hecho un acuerdo de que el que gane será el candidato de todos y yo cumplo mi palabra. Quien gane la consulta lo respaldaré y apoyaré su gobierno.

Le han criticado a la Coalición esas líneas rojas y la supuesta falta de maquinarias para ganar elecciones. ¿Cree justificados los comentarios?

Eso son cuentos. Empezando el año nos metieron el cuento de que había que repetir en 2022 lo de 2018, la pesadilla. Nadie daba un peso por nosotros y ahora somos una tercer opción viable en la política nacional, aunque no tengamos maquinarias. Nuestra propuesta es la que necesita Colombia.

Dice que son una tercera opción viable, pero están quedados en las encuestas. ¿Cómo repuntar?

Las encuestas hay que leerlas con beneficio de inventario. Faltan tres meses enteros para llegar a la consulta de marzo y seis meses para mayo. Esto apenas está comenzando. Hace cuatro años nadie daba un peso por Iván Duque. Hace 20 años Serpa era presidente según la encuestas pero no lo fue. Esto está apenas empezando. Además, el análisis de las encuestas demuestra que Gustavo Petro está pegado con los resultados de 2018. Por eso el que diga que ya está en segunda vuelta no entiende nada de política o tiene una opinión sesgada.

Los candidatos del centro no figuran en las encuestas, ¿les está costando escándalos como el de Hidroituango?

El resultado de las encuestas en este momento viene de la recordación de la gente. Entonces, cuando tienen tres campañas presidenciales a cuestas marcan en las encuestas pero todavía falta muchísimo. Quiero insistir en que hace cuatro años nadie daba un peso por Duque. Que a uno lo quieran convencer de que esto ya está decidido no resiste análisis.

La unidad del centro demuestra cierta fragilidad, incluso con su episodio con los hermanos Galán. ¿Qué garantiza que llegan unidos a marzo?

Estamos superjuntos. No sé por qué se empeñan en poner en duda un proyecto exitoso al que han tratado de condenar a muerte desde principios de año. Ya vamos a cumplir un año juntos y hemos superado todos los problemas. No es razonable poner en duda nuestro proyecto cuando estamos consolidados, tenemos dos listas inscritas y solucionamos nuestras diferencias. Entiendo que en enero se pusiera en duda el proyecto pero ahora es un hecho de la política. Nada anuncia que vayamos a tener una crisis.

¿Cómo ve el papel de la Alianza Verde en la Coalición? ¿Fue una dificultad frente al panorama en enero de 2021?

Es natural que estos proyectos tengan dificultades. Pero si miran en la Alianza Verde, el 90 % de sus congresistas están con nuestro proyecto, es un hecho. Eso se refleja en que la lista de la Coalición al Senado sea unificada con la Alianza Verde. De alguna manera Carlos Amaya los representa muy bien, así el partido no sea parte oficial de la consulta a la Presidencia. Los hechos demuestran que casi la totalidad de los verdes están aquí.

Los candidatos del centro dicen que usted es el que más diverge frente a ellos, ¿cuál es la garantía de que usted llevará las banderas de ellos si gana y viceversa?

Yo insisto en que cumplo mis compromisos y yo he hecho compromisos con ellos. Estoy seguro que cumplirán con su palabra. No hay forma de ponerlo en duda, así tengamos diferencias entre nosotros.

¿Cuál es la estrategia para estos seis meses antes de mayo?

La estrategia es trabajar duro y explicar nuestros puntos. Lo que nosotros le proponemos es lo que necesita el país: primero, para salirnos de esa pelea de perros y gatos que divide al país. Esto es clave. Queremos unir al país. Colombia tiene unos indicadores macroeconómicos pésimos. El fracaso del modelo neoliberal es evidente, por lo que tenemos que unirnos. Pero no podemos unirnos con las fuerzas de 2018. Estamos jugando un papel propio.

¿Y qué es lo que necesita el país?

Se necesita unir entorno a distintas ideas. La primera es crear fuentes de empleo y riqueza, fuentes de empleo y riqueza y fuentes de empleo y riqueza. El principal problema de Colombia es que tenemos un capitalismo de escasos USD$6.000 cuando en los países desarrollados están en USD$40.000 hacia arriba. Eso nos permite unir a informales, clases medias y empresarios. Es un proyecto nacional. La segunda es cero tolerancia con la corrupción. Vamos a una batalla contra los corruptos y pusilánimes con todas las de la ley. Y en tercer término estamos proponiendo mejoras en educación, salud, y ambiente. Estamos comprometidos con el freno al maltrato y discriminación de mujeres, afro, indígenas, campesinos, LGBTI y otros sectores.

En un debate, Sergio Fajardo decía que, más que leyes, la lucha contra la corrupción era de educación y voluntades. ¿Lo ve así?

Sí, así es. Eso es lo que he hecho toda la vida. Es obvio que hay que hacer cambios legales porque los corruptos han sido tan hábiles que metieron la corrupción en las normas. Por eso los cambios legales serán en las normas hechas por los corruptos. Pero lo principal no es eso. Lo principal es quién se va a poner en la jefatura del Estado. Aquí podría llegar Pablo Escobar a la presidencia y nada lo controlará, por lo que hay que poner es un presidente, que puede ser yo, que enfrente a los corruptos, porque es una profunda convicción. No vamos a llegar a la presidencia con los corruptos.

Aún está en el Congreso, ¿cómo ha visto que ahora más que nunca se siente que está desconectado del pueblo?

Sus mayorías actúan muy mal, como en los 20 años que he estado allí. Pero voy a decir una cosa en la que hay confusión en Colombia: el principal corruptor en estos acuerdos de corrupción es el Ejecutivo. Es el presidente y sus ministros los que sobornan a las mayorías del Congreso para gobernar. Por eso es tan importante que lleguemos a la jefatura del Estado.

¿Eso quiere decir que es más importante la elección de presidente que de Congreso?

No, el resultado legislativo es de vital importancia. Pero en la forma en que se asume la democracia colombiana, que es tan viciosa, el centro del problema es el presidente. Ahora ese presidente tendrá que hacer el esfuerzo para ganar las mayorías en el Congreso. Pero la clave será definir quién es el presidente.

¿La indecisión en las listas del centro les causará problemas para pelear la presidencia?

No, creo que no. Cuando se conforme una lista en la que cabe 100 personas pero hay 300 aspirantes, es natural que sea un dolor de cabeza. Siempre será un dolor de cabeza. Siempre las listas se hacen hasta el último día. No hay ningún grado de problema grave.

¿Que haya miembros del petrismo y cercanos al Pacto Histórico en sus listas no los llena de dudas?

Esa es una particularidad de esa lista, pero es una parte minoritaria.

¿Cómo garantizar que Dignidad sea un proyecto que perdure en el tiempo?

Somos muy optimistas. Si de algo estoy contento es el balance que estamos haciendo. Hace un año estábamos separándonos del Polo, con un futuro incierto, y tenemos un partidos respetable. La gente se ha sorprendido de lo bien que ha caído Dignidad entre los colombianos. Hemos logrado un propósito muy importante: estamos unidos los que venimos del Polo y otros que no vienen de allí. Por ejemplo, Juan Manuel Ospina, que vienen del Conservador. Eso es importante en el diseño de país que buscamos de unir los diferentes sectores. Hemos sido exitosos en construir la Coalición y tenemos 18 candidatos a Senado y otros más en Cámara.

¿Ya se desmarcaron de lo que eran en Polo?

Siempre estuvimos desmarcados allí, pero la gente no lograba leer nuestra realidad debido a que pasaron cosas en el Polo que no debieron pasar y que nos llevaron a no tener alternativa más a separarnos. Se sorprende el respaldo que hemos tenido tanto Dignidad como la Coalición. Esa es una coalición con proyección hacia el futuro. No se sorprendan si en el futuro la política nacional esté condicionada por los tres grandes bloques: uribismo-duquismo y enmermelados, el bloque del Pacto Histórico y nosotros. Es bien probable que este sea el futuro de los próximos años.

Colombia estuvo dominado por más de un siglo por el bipartidismo, ¿pasaríamos a un orden tripartito?

Es claro que será un orden de tres bloques porque las diferencias que se están expresando no son superficiales. No es un problema de egos. Aquí hay diferencias de fondo que se expresaron hace cuatro años, se vuelven a expresar y son producto de una evolución de la política nacional. Al menos tenemos tres concepciones distintas de la política.

¿Cuál es el rival a vencer en segunda vuelta? ¿Es Petro el que sí o sí estará en segunda vuelta?

Veo difícil que los enmermelados no estén en la segunda vuelta. La plata que va a mover Iván Duque en las elecciones no va a tener nombre. Aurelio Suárez dijo que se han conseguido $80 billones en el último año y todo lo va a meter a la campaña. Ellos saben lo que se están jugando. Va a pasar la Coalición y no el Pacto Histórico.

Si alguno no pasa a segunda vuelta, sea el Pacto o la Coalición, ¿habrá unidad contra el uribismo a pesar de los continuos choques?

La única conjetura que hacemos para la segunda vuelta es que ahí estará alguien de la Coalición Centro Esperanza y es muy probable que sea yo.

De ser así, ¿cree que el petrismo lo apoyaría ante sus diferencias tan marcadas con Gustavo Petro?

No tiene mucho sentido ponerse hacer conjeturas. Pero la mayoría de los colombianos me respaldarían.

Viendo el gobierno Duque, ¿se equivocaron en apoyar el voto en blanco en segunda vuelta?

No, estoy seguro que fue correcto. Empezando porque fue lo que me dictó la conciencia. El único voto respetable es el de conciencia y así fue. Hechos posteriores me demostraron que fue una decisión acertada.

Hablando de Petro, usted ha tenido choques con él en redes por la propuesta de terminar la exploración petrolera el 7 de agosto de 2022 y ahora desde el petrismo dicen que usted no tiene propuesta ambiental…

Si Petro muestra intervenciones sobre medio ambiente, escritos, artículos, conferencias y debates que sean si quiera el 10% de lo que puedo mostrar, renuncio a mi candidatura. Pero invitamos a Gustavo Petro a debatir sobre este tema.

Sus declaraciones sobre la población afro han sido criticadas por supuestamente estar alineadas con un racismo estructural en el país. ¿Qué dice frente a los que lo criticaron?

Algunos petristas mutilaron mi afirmación. Yo lo que dije fue que los negros en Colombia, como las mujeres, indígenas y la población LGBTI sufren por dos condiciones. La primera es por la simple condición de ser colombianos, todos los sectores populares sufren lo indecible por el desempleo. Segundo, sufren por el color de su piel, por el género u otras situaciones. Eso fue lo que dije. Eso está demostrado en artículos que he hecho.

A ustedes los critican por la falta de mujeres, afro, indígenas y otras expresiones diversas en sus listas…

No, aquí hay muchísimas mujeres. Está Íngrid Betancourt, Angélica, Lozano, Jennifer Pedraza y muchas más. Esto está lleno de mujeres. En Dignidad particularmente tenemos un frente de mujeres muy importante. Ángela María Robledo estuvo acá en el proyecto hasta que quiso retirarse. Y frente a los Afro tenemos a Colombia Renaciente. El hecho de que no haya candidata a la presidencia es porque no ha aparecido. Le hemos dicho a Íngrid que aspire, pero hasta el momento no ha respondido. No vamos a obligar a nadie y tampoco vamos a buscar una candidata para que solo salga en la foto.